El “Centre d’Interpretació del Cava” de Sant Sadurní d’Anoia

El fin de semana del 7 al 9 de Octubre próximo, coincidiendo con la 15ª edición del Cavatast, el Ayuntamiento de San Sadurní abrirá al público el Centro de Interpretación del Cava, ubicado en el céntrico edificio de la Fassina de Can Guineu.

Será un espacio destinado a que los visitantes puedan vivir sensaciones en torno al proceso de elaboración del Cava, de una forma didáctica y lúdica. La Fassina es una dependencia de Can Guineu, casa solariega de Marc Mir y Capella, (1851- 1903), y se dedicó hasta la 2ª mitad del siglo XIX a la destilación de aguardientes para el mercado colonial y posteriormente a la elaboración de vinos y cavas. Será el parque tecnológico del Cava.
Marc Mir
Nuestro bisabuelo por línea materna fué Marc Mir y Capella, personaje emblemático que financió de su propio peculio la replantación de gran parte de las viñas del Penedés tras la epidemia de la filoxera que asoló los campos de la comarca a finales del siglo XIX, y quien, con un grupo de amigos denominados Los Siete Sabios de Grecia, tras múltiples ensayos, vió saltar en su casa el ruidoso corcho con el desbordante espumoso que contenía la primera botella del entonces denominado champaña.
fil.loxera
Marc Mir y Capella, prócer de la comarca del Alt Penedés, Bachiller y Perito Agrónomo, fluído conversador en francés e intérprete en latín, estudiante de astronomía, buen cazador y erudito colaborador de publicaciones como La Renaixença, La Comarca del Noya y La Avernó, fué alcalde de Sant Sadurní y Diputado Provincial por el Partido Conservador, reelegido hasta su muerte. Viajero poco común en su época, visitó Italia, Egipto, y el actual Israel dejando escrito un diario exhaustivo de su periplo. En 1898 presidió la Comisión Organizadora del primer Congreso Vitícola de España.

Su muerte en 1903 provocó un alud de simpatías y homenajes por parte no sólo de Cataluña sino también del resto de España que culminaron pocos meses después con la visita de S.M. don Alfonso XIII a San Sadurní, quien manifestó en su discurso su pesar por no haberle conocido, gritando al final: “Visca en Marc Mir”.

Sufragado con fondos populares se le erigió un monumento en cuya base figuraban dos inscripciones: “Los payeses a su maestro” y “Los ciudadanos a su patricio”, que fue derribado en 1936 al comienzo de la guerra civil española.